miércoles, 10 de septiembre de 2008

En el principio

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

Blas de Otero
(Pido la paz y la palabra, 1955)

1 comentario:

  1. Este poema pertenece al libro "Pido la paz y la palabra", publicado en 1955. Esta obra se empezó a fraguar en París, a donde Blas de Otero viajó en 1952, después de haber sufrido una profunda crisis depresiva en 1945, que significó la pérdida de su profunda fe religiosa. Allí entró en contacto con el marxismo, con el que compartiría su ideal humanista. Este encuentro supuso el descubrimiento de una nueva fe en el género humano. El instrumento que le ofrecía la posibilidad de cambiar el mundo a través de la poesía era la “palabra”.
    El título de este poema resulta así revelador: “En el principio” –como en el prólogo del Evangelio de San Juan- sólo existe la “palabra” para ir creando una realidad nueva, en la que la solidaridad humana sea el factor supremo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...