domingo, 22 de mayo de 2016

Égloga I (fragmento)

                          Valle en la Suiza sajona, Otto Försterling (1888)

SALICIO:  Con mi llorar las piedras enternecen
               su natural dureza y la quebrantan;
               los árboles parece que se inclinan;
               las aves que me escuchan, cuando cantan,
               con diferente voz se condolecen
               y mi morir cantando me adivinan;
                       las fieras que reclinan
                       su cuerpo fatigado
                       dejan el sosegado
               sueño por escuchar mi llanto triste:
               tú sola contra mí te endureciste,
               los ojos aun siquiera no volviendo
                        a los que tú hiciste
               salir sin duelo, lágrimas, corriendo.

              Mas ya que a socorrerme aquí no vienes,
              no dejes el lugar que tanto amaste,
              que bien podrás venir de mí segura.
              Yo dejaré el lugar do me dejaste;
              ven si por solo esto te detienes.
              Ves aquí un prado lleno de verdura,
                       ves aquí una espesura,
                       ves aquí un agua clara,
                       en otro tiempo cara,
              a quien de ti con lágrimas me quejo;
             quizá aquí hallarás, pues yo me alejo,
              al que todo mi bien quitar me puede,
                       que pues el bien le dejo,
              no es mucho que el lugar también le quede.
  
Garcilaso de la Vega
(h. 1501-1536)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...