martes, 29 de enero de 2008

Viuamus, mea Lesbia, atque amemus

Vivamos, Lesbia mía, y amémonos,
y que las habladurías de los viejos severos
nos importen todas un pimiento.
Los soles pueden ponerse y salir;
nosotros, en cuanto acabe nuestra efímera luz,
habremos de dormir una noche perpetua.
Dame mil besos, después cien,
después otros mil, después otros cien,
después hasta dos mil, después otro ciento;
luego, cuando lleguemos a muchos miles,
los confundiremos para no saberlos
y para que ningún malvado pueda envidiarnos,
sabiendo la cuenta de nuestros besos.

Gayo Valerio Catulo
(Siglo I a.C.)

Versión en castellano de Un poema cada día


Original en latín:

Viuamus, mea Lesbia, atque amemus,
rumoresque senum seueriorum
omnes unius aestimemus assis.
Soles occidere et redire possunt:
nobis, cum semel occidit breuis lux,
nox est perpetua una dormienda.
Da mi basia mille, deinde centum,
dein mille altera, dein secunda centum,
deinde usque altera mille, deinde centum.
Dein, cum milia multa fecerimus,
conturbabimus illa, ne sciamus,
aut nequis malus inuidere possit,
cum tantum sciat esse basiorum.

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...