viernes, 18 de abril de 2008

Esta tarde, mi bien, cuando te hablaba

Esta tarde, mi bien, cuando te hablaba,
como en tu rostro y tus acciones vía
que con palabras no te persuadía,
que el corazón me vieses deseaba.

Y Amor, que mis intentos ayudaba,
venció lo que imposible parecía,
pues entre el llanto que el dolor vertía,
el corazón deshecho destilaba.

Baste ya de rigores, mi bien, baste,
no te atormenten más celos tiranos,
ni el vil recelo tu inquietud contraste

con sombras necias, con indicios vanos,
pues ya en líquido humor viste y tocaste
mi corazón deshecho entre tus manos.

Sor Juana Inés de la Cruz
(1651-1695)

3 comentarios:

  1. Juana de Asbaje, la luz en la noche eterna del Virreinato, que dijera Paz.

    Siempre tan fresca y nueva, tan contemporánea y rigurosa en el metro, tan aguda en la intención y en la capacidad de sorprender.

    Gracias por este soneto impecable.




    Saludos...

    ResponderEliminar
  2. si, sobre todo tan viva... su poema late

    ResponderEliminar
  3. Lo maravilloso de Sor Juana es la forma tan bien pensada de cada palabra; cada palabra en la posicion indicada representa una idea, basta con modificar un poco las palabras para hacer que ya no se entienda el poema, o que se altere su sentido.
    Su trabajo le costó llegar a se El Fénix de américa, pues a pesar de los siglos, Sor Juana es el pasado, el presente y el futuro de la literatura mexicana.
    En resumen, ¡Juana de Asbaje es ley!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...