lunes, 6 de agosto de 2012

Suspenso aquel divino movimiento

 
            Cupido y Psique, François Gérard (1770-1837) 
     Suspenso aquel divino movimiento 
del sol de sus estrellas celestiales,
encendida la nieve en dos corales,
al pie de un lauro, haciendo son al viento,
   durmió Lucinda, y el Amor atento
a la causa amorosa de mis males
dijo, alzando la voz, palabras tales
que parece que hurtó mi pensamiento:
   «Venus, hermosa y dulce madre mía,
con Psiques andarás de nuevo en puntos;
esta es cárcel de amor, ya tengo dueño».
   Oyó Lucinda lo que Amor decía
y, abrazando al rapaz, durmieron juntos
para quitarme eternamente el sueño.
 
Lope de Vega
 (1562-1635)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...