jueves, 21 de febrero de 2008

La muralla

Para hacer esta muralla,
tráiganme todas las manos:
los negros, sus manos negras,
los blancos, sus blancas manos.
Ay,
una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte,
desde el monte hasta la playa, bien,
allá sobre el horizonte.

—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—Una rosa y un clavel...
—¡Abre la muralla!
—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—El sable del coronel...
—¡Cierra la muralla!
—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—La paloma y el laurel...
—¡Abre la muralla!
—¡Tun, tun!
—¿Quién es?
—El alacrán y el ciempiés...
—¡Cierra la muralla!

Al corazón del amigo,
abre la muralla;
al veneno y al puñal,
cierra la muralla;
al mirto y la yerbabuena,
abre la muralla;
al diente de la serpiente,
cierra la muralla;
al ruiseñor en la flor,
abre la muralla...

Alcemos una muralla
juntando todas las manos;
los negros, sus manos negras,
los blancos, sus blancas manos.
Una muralla que vaya
desde la playa hasta el monte,
desde el monte hasta la playa, bien,
allá sobre el horizonte...

Nicolás Guillén
(La paloma de vuelo popular, 1958)

1 comentario:

  1. Este poema de Nicolás Guillén propone un canto a la paz, a través de la solidaridad de todos los seres humanos.

    De este poema se han realizado varias versiones musicales; una de las más conocidas fue la de Víctor Manuel y Ana Belén, incluida en el disco doble La paloma de vuelo popular, editado en 1976, después de haber viajado a Cuba en los años setenta y de haber conocido a Nicolás Guillén. El poema había sido versionado con anterioridad por Quilipayún, conjunto musical chileno, formado por los hermanos Eduardo y Julio Carrasco, junto a Julio Numhauser, en 1965; más adelante integrarían como director musical a Víctor Jara.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...