viernes, 8 de octubre de 2010

Cuitas

La luna ilumina el alto pabellón.
Sus brillantes luces están deambulando.
Arriba, una mujer nostálgica
suspira y lamenta con gran tristeza.
Es la esposa del viajero,
que se marchó hace diez años.
¡Qué ausencia tan larga!
¡Qué soledad tan sufrida!
Él es el polvo del camino,
y ella, el barro hundido en el estanque.
¿Cómo se podrán reunir?
Desesperada, exclama:
-"Quiero ser una suave brisa
para lanzarme a sus brazos.
Pero si me rechazara,
¿qué sería de mí?"

Cao Zhi
(192-232)

[Traducción al castellano de Guojian Chen]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...